Nikolas Cruz quiere matar gente’, le dijo una mujer al FBI, que ya lo sabía y no hizo nada

0

Nikolas Cruz le apuntó con un fusil a su madre y abrió en dos un ave viva en una mesa de la cocina de su casa. Además, cuando su madre murió, le robó dinero para comprar armas y, en varias ocasiones, expresó su deseo de matar personas, le dijo una mujer que no fue identificada al Buró Federal de Investigaciones (FBI) en una llamada que hizo el 5 de enero. La mujer también dijo que le preocupaba que Cruz pudiera provocar una masacre en una escuela.

Fue la segunda pista de esta naturaleza que el FBI recibió acerca de Cruz, le dijeron el viernes agentes federales al Comité Judicial del Senado. A pesar de haber establecido una conexión con los dos reportes, el FBI no hizo nada.

Cruz terminó cometiendo la matanza más sangrienta jamás ocurrida en una escuela de la Florida.

La semana pasada, el FBI pidió disculpas por haber ignorado las llamadas, cuyos detalles no se conocían en ese momento. El viernes, el Miami Herald pudo obtener una transcripción de la llamada de 13 minutos, en la que una mujer que conocía de cerca a Cruz dijo que el muchacho de 19 años tenía un historial de violentos arrebatos emocionales, enfermedad mental y “la capacidad mental de un chico de entre 12 y 14 años”.

La mujer le dijo al FBI que no se trataba de si Cruz iba a hacer algo terrible, sino de cuándo lo haría. “Algo va a ocurrir”, dijo la mujer. “En cualquier momento él va a explotar”.

Pese a las serias advertencias y a la alerta del FBI por una pista de septiembre de 2017 en la que también se decía que Cruz era un “asesino en potencia”, los agentes dijeron que el especialista del centro de llamadas y un supervisor decidieron no profundizar más en la investigación, según la oficina del senador republicano Charles Grassley, presidente del comité, quien solicitó la audiencia del viernes. Debido a ello, el FBI no abrió una pesquisa antiterrorista ni se comunicó con las autoridades del área donde vivía Cruz.

La mujer que llamó, le habló al FBI de varias cuentas de Cruz en las redes sociales, entre ellas una llamada “CRAZYNIKOLAS”, donde el joven colgó fotografías de sus armas y de animales mutilados y comentarios amenazantes como, “Quiero matar gente”. De igual modo, Cruz escribió que quería suicidarse, dijo la mujer, quien señaló que hizo la llamada para tener la conciencia limpia, ya que temía que Cruz pudiera hacer algo, “como ir a una escuela y masacrar a los estudiantes”.

Un mes más tarde, Cruz confirmó los temores de la mujer cuando se apareció en la secundaria Marjory Stoneman Douglas, de Parkland, armado con un fusil automático AR-15 y asesinó a 14 estudiantes y a tres maestros y empleados.

Una investigación preliminar conectó la llamada de enero con otra, que se hizo en septiembre de 2017 al FBI sobre un comentario en YouTube donde Cruz escribió: “Me voy a convertir en un asesino profesional de estudiantes”, le dijeron los agentes federales al comité del Senado.

Durante la reunión, el FBI dijo que inició una pesquisa antiterrorista tras conocer lo que había escrito Cruz, pero la cerró el 11 de octubre de 2017, ya que no pudo identificar positivamente al usuario, “nikolas cruz”. Un funcionario de Google —la compañía propietaria de YouTube— ripostó, y le dijo al panel del comité que el FBI nunca pidió información para tratar de identificar a la persona que colgó la publicación. De acuerdo con el comité, el representante de Google dijo que, de haber pedido la información el FBI, la compañía habría confirmado que fue el ex estudiante de Stoneman Douglas quien la colgó.

En la transcripción, la mujer dijo que llamó al FBI después que las autoridades locales no le prestaron atención a las llamadas de advertencia que les hizo, junto a una prima de la madre de Cruz. La prima, Katherine Blaine, llamó a la policía del Condado Broward (BSO) en 2017 para pedirle que le quitaran las armas a Cruz. Blaine no pudo ser localizada para conocer qué tenía que decir de lo ocurrido.

En un monólogo incoherente y nervioso, la mujer contó diversas historias sobre el errático comportamiento de Cruz, aparentemente tratando de convencer a la persona que respondió la llamada de que se trataba de amenazas creíbles. Entre otras afirmaciones, dijo que en una ocasión Cruz sacó un arma y le apuntó con ella a su madre, aunque no dio más detalles. De igual modo, la mujer dijo que tras morir su madre, Cruz utilizó las tarjetas de débito de ella para sacar del banco dinero que luego empleó para adquirir armas, entre otras un fusil que compró por Internet y que le fue entregado en la casa.

La mujer dijo que trató de hablar con Cruz, quien escribió “Caraj — , déjame en paz”, en una de sus cuentas de Instagram.

La transcripción de la llamada al FBI también arroja un poco de información sobre la relación de Cruz con James y Kimberly Snead, el matrimonio que lo acogió cuando fue sacado de la casa de una amiga de su madre tras negarse a entregar sus armas. La mujer dijo igualmente que Cruz se hizo amigo del hijo de los Snead, y cuando la familia lo llevó a vivir en su casa, le permitió que conservara las armas.

James Snead, dijo la mujer, se ofreció incluso en ayudar a Cruz a invertir el dinero de su herencia, que comenzaría a recibir después de cumplir 21 años.

“Snead no conocía bien a Nikolas”, dijo la mujer al comentar sobre la oferta. Luego agregó que Cruz “estaba loco” por que alguien le manejara el dinero. “No se lo iba a dar a él para que lo invirtiera. Lo iba usar en comprar armas”, dijo.