La lucha por una Cura

0

La periodista y estrella de la televisión Liz Hernández trae a las personas más famosas del mundo a nuestros hogares como corresponsal de noticias del programa “Access Hollywood” de NBC. Hernández, galardonada locutora latina de noticias del mundo del espectáculo, también es una destacada defensora de las personas con Alzheimer. A su madre le diagnosticaron la enfermedad en 2014.

¿Cuáles fueron las primeras señales de que su madre tenía Alzheimer?
Empezamos a notar señales en mi madre algunos años antes del diagnóstico, pero eran muy sutiles. No les dimos mucha importancia, pensábamos que era algo normal del envejecimiento. Pero luego se volvieron más frecuentes. Mi papá me llamaba y me decía, “Tu mamá perdió otra vez las llaves del coche y las encontré en la nevera”. O me decía, “Hoy me acusó de robarle sus joyas”. Un día mi mamá me llamó y me pidió ayuda para volver a casa. Fue entonces que me di cuenta de que teníamos que conseguirle ayuda.

¿Cómo recibió la noticia su familia?
Mi mamá es el corazón y el alma de nuestra familia, así que nos afectó mucho. Mi objetivo inicial fue cuidarla y asegurarme de que se sintiera querida y apoyada. Cuando recuperamos la calma y nos adaptamos a la nueva realidad, me di cuenta de que no quería quedarme de brazos cruzados viendo cómo la enfermedad destruía a mi familia. Decidí hacer pública nuestra historia e integrarme a la Asociación de Alzheimer. Tenemos que usar este dolor para crear conciencia en la gente.

¿Qué mensaje quiere transmitirle al público sobre la enfermedad de Alzheimer?
Es una enfermedad que puede afectar a cualquiera. Antes creía que era algo que sólo les ocurría a los demás. Pero luego me di cuenta, ¿por qué no a nosotros? Es importante conocer las señales de advertencia. Si las hubiera conocido antes, podría haberle ofrecido más alternativas a mi mamá y podría haberle permitido que tomara decisiones sobre su cuidado antes de que la enfermedad se apoderara de ella. La Asociación de Alzheimer tiene un recurso muy útil que explica las 10 señales de advertencia.

¿Por qué decidió convertirse en una defensora?
Creo que tenemos que usar el dolor que esta enfermedad causa para crear conciencia en las familias y darles los recursos que necesitan. A nivel personal, esta enfermedad es devastadora. Pero también representa una crisis de salud a nivel nacional. En Estados Unidos, más de 5 millones de personas viven con Alzheimer.

Este año fui al Foro de Defensa de la Asociación de Alzheimer, en Washington, D.C., y las personas de todo el país que están luchando para acabar con este trastorno fueron una fuente de inspiración para mí. Y hace poco me reuní con el Dr. Richard Hodes, director del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH, por sus siglas en inglés). Los NIH son fundamentales porque apoyan la investigación para encontrar respuestas y mejorar el tratamiento.

La enfermedad de Alzheimer nos aísla, pero estar con tantas personas y familias que afrontan el mismo problema fue vigorizante. Espero poder seguir haciendo mi parte para que esta dolencia se convierta en algo del pasado.