En breve: Enfermedades de transmisión sexual

0

Sugerencias de salud Cada año, ocurren aproximadamente 20 millones de casos nuevos de enfermedades de transmisión sexual (ETS) en los EE. UU. Las ETS pueden pasar de una persona infectada a otra a través del contacto sexual. Pueden ser causadas por bacterias, virus o parásitos. Algunos ejemplos son la gonorrea, el herpes genital, la infección por el virus del papiloma humano, el VIH y el SIDA, la clamidia y la sífilis.

¿Cómo se diagnostican?
El diagnóstico temprano y rápido de las ETS es importante. Así se pueden prevenir las complicaciones de la enfermedad. Los profesionales de la salud diagnostican las ETS mediante exámenes físicos, análisis de sangre y orina o haciendo cultivos de muestras tomadas con un hisopo. Estas enfermedades a menudo causan pocos o ningún síntoma.

¿Cómo se tratan?
Muchas ETS pueden tratarse o curarse. Algunas de las infecciones bacterianas que se pueden tratar con antibióticos son la gonorrea y la clamidia. No hay cura para las ETS causadas por virus, como el herpes simple, pero los medicamentos a menudo alivian los síntomas y mantienen la enfermedad bajo control.

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas auspicia la elaboración de vacunas y tratamientos, como los antibióticos y los antimicóticos, para combatir los microbios que causan ETS.

¿Cuáles son algunas de las complicaciones posibles?
Las ETS, incluso las que tienen cura, pueden tener consecuencias graves si no se tratan. Las posibles complicaciones incluyen ceguera, deformidades en los huesos, daño cerebral, cáncer, enfermedades del corazón, infertilidad, defectos congénitos e incluso la muerte.

El uso correcto de condones de látex reduce en gran medida pero no elimina el riesgo de contraer o contagiar una ETS.