Cáncer colorrectal: Un viaje personal

0

El diseñador Carmen Marc Valvo dice: “Siempre está de moda hacerse las pruebas de detección necesarias”.
El diseñador Carmen Marc Valvo, de ascendencia italiana y española, estaba preparando su colección de otoño del año 2001 cuando notó que algo no estaba del todo bien.
“No tenía síntomas ni signos de advertencia específicos”, dice Valvo. “Por lo general tengo más energía y estoy muy entusiasmado porque vivo el momento. Pero no tenía esa energía. Algo faltaba”.
Su médico le hizo análisis y pruebas, incluida una colonoscopia, y descubrió que Valvo tenía cáncer colorrectal. Fue muy difícil escuchar que el médico le dijera: “parece que hay un problema”.
“Si es un sobreviviente, únase a este coro de voces y ayúdenos a decirles a todos lo importante que es detectar la enfermedad en forma temprana”.
Determinado a luchar
Recuerda haber tenido diferentes sentimientos que suelen asociarse con el diagnóstico. “Lo primero que sentí fue determinación de librarme de este atacante y enemigo de mi cuerpo y mi alma”, recuerda Valvo, que se hizo una cirugía en ese momento.
“Para lidiar con la idea del cáncer, me volqué a la jardinería, específicamente a eliminar las malezas”, dice Valvo. “De alguna forma, era como estar eliminando el cáncer de mi cuerpo con cada manojo de malezas que arrancaba del suelo. Quería asegurarme de que el jardín fl oreciera, por eso me aseguré de plantar cosas nuevas y disfruté verlas crecer”.
Valvo se sorprendió al enterarse de que el cáncer del colon había afectado a varios integrantes de su familia. “No sabía que mi familia tenía antecedentes de cáncer del colon”, dice Valvo.
“Cuando hablé sobre el tema con mis hermanos [después de la cirugía], descubrí que hubo dos casos de cáncer del colon en mi familia: uno del lado de mi padre y uno del lado de mi madre”.
Difundir la importancia de la prueba de detección
Quince años después de aquel momento, Valvo está sano: su cáncer está en remisión. Ahora habla con entusiasmo sobre la enfermedad porque quiere que otras personas sepan lo importante que es detectar la enfermedad de manera temprana.
“Si es un sobreviviente, únase a este coro de voces y ayúdenos a decirles a todos lo importante que es detectar la enfermedad en forma temprana”, dice Valvo. “Sea la voz de otras personas que quizás no tuvieron la misma suerte que nosotros”.
El mensaje de Valvo es muy claro y coincide con lo que las investigaciones han demostrado. “¡Es tan importante hacerse las pruebas de deteccion.

¡Una detección temprana significa una cura temprana!”.

El cáncer del colon o del recto se llama cáncer colorrectal. El colon y el recto forman parte del intestino grueso, que es parte del sistema digestivo. El cáncer colorrectal se produce cuando se forman tumores en el revestimiento del intestino grueso.
Si el cáncer del colon se detecta en sus primeras etapas, es curable en el 90% de los casos. A este tipo de cáncer se debe casi el 10% de todas las muertes por cáncer en Estados Unidos. Todos los hombres y mujeres corren riesgo de tener cáncer del colon. No obstante, las minorías, incluidos los latinos, se hacen menos pruebas de detección que el resto de la población. Por eso tienen más probabilidades de que, cuando les detecten la enfermedad, sea en etapas avanzadas. Por lo tanto, sus tasas de supervivencia son mucho más bajas.
Todos los latinos mayores de 50 años deberían hablar con un médico sobre las pruebas de detección. Si, al igual que Carmen Marc Valvo, hay antecedentes de la enfermedad en su familia, quizás debería hacerse las pruebas de detección antes de esa edad.
Todos los latinos mayores de 50 años deberían hablar con un médico sobre las pruebas de detección. Si hay antecedentes de la enfermedad en su familia, quizás debería hacerse las pruebas de detección antes de esa edad.
Lo que los latinos deben saber
Es menos probable que los estadounidenses latinos se hagan las pruebas de detección para el cáncer colorrectal. Pero, tanto los hombres como las mujeres deberían comenzar a hacerse las pruebas para la detección del cáncer del colon a partir de los 50 años.
La barrera del idioma entre algunos latinos puede hacer que sean menos los que se hacen las pruebas para la detección del cáncer colorrectal.
Existe el mito en la comunidad hispana de que el cáncer colorrectal es una enfermedad de los hombres. Pero, el cáncer del colon afecta a hombres y mujeres por igual.
Si hay antecedentes de cáncer del colon en su familia, debería informar a su médico. Puede que deban hacerle las pruebas antes de los 50 años.
Signos y síntomas comunesa
Cuando el cáncer colorrectal comienza a desarrollarse, puede que no tenga síntomas. Pero, a medida que crece, puede causar cambios a los que la gente debería prestar atención:
Cambios en la frecuencia con que evacua los intestinos.
Diarrea, estreimiento o la sensación de que el intestino no se ha vaciado por completo.
Sangre de color rojo brillante o muy oscuro en las heces.
Heces que son más estrechas que lo usual.
Molestia abdominal general, como dolores frecuentes por gases, distensión, sensación de estar lleno y cólicos.
Pérdida de peso sin razón obvia.
Cansancio constante.
Vómito.

Tratamientos comunes
Los tres tratamientos habituales para el cáncer del colon son la cirugía, la quimioterapia y la radiación. La elección del tratamiento depende del tamaño, la ubicación y la etapa del cáncer. También del estado general de salud del paciente. Los médicos pueden sugerir diferentes tratamientos o combinaciones de tratamientos.
La cirugía es el primer paso más común en el tratamiento de todas las etapas del cáncer del colon. Un médico puede eliminar el cáncer mediante diferentes tipos de cirugía.

La cirugía es el primer paso más común en el tratamiento de todas las etapas del cáncer del colon. Un médico puede eliminar el cáncer mediante diferentes tipos de cirugía.
La quimioterapia es el uso de medicamentos anticáncer para destruir las células cancerosas. La quimioterapia puede tomarse por boca, o puede colocarse en el cuerpo a través de una aguja que se inserta en una vena o un músculo.
La radioterapia es el uso de rayos X u otro tipo de radiación para matar las células cancerosas y reducir el tamaño de los tumores. Con mayor frecuencia, los médicos usan este tratamiento para los pacientes que tienen el cáncer en el recto. Los médicos pueden usar radiación antes de la cirugía para reducir el tamaño del tumor en el recto y hacer que sea más fácil extirparlo. O pueden usarla después de la cirugía para destruir las células cancerosas que pudiesen quedar en la zona tratada.